¿Qué necesitas? Búscalo aquí

viernes, 14 de abril de 2017

Enfermedad

-Lo siento, pero su hija no está adaptada para vivir en la sociedad. Ella necesita vivir sola. Sus demonios la han destrozado por dentro. -dijo la doctora mientras se sentaba en la silla, detrás de la mesa, al otro lado de dónde se encontraban los padres de su paciente.
-Ella... ¿eran ciertas esas cosas que veía? ¿No mentía para llamar la atención? -preguntó la madre asombrada.
-Eso era lo que pensaban de ella... Entiendo que al final sus demonios la hayan ahogado en su universo personal. Ella solo quería un poco de cariño, un poco de amor. Pero nada de eso le fue dado. A partir de hoy, ella vivirá aquí. No hay más que hablar. -se levantó y les abrió la puerta.
-Bueno, míremoslo por el lado bueno, un problema menos...
-Tampoco es que la vayamos a echar mucho de menos, apenas salía de su habitación. -acto seguido, cerró la puerta de un portazo.

-Otra niña más, ¡otra niña perdida en su mundo por culpa de unos padres irresponsables! ¡Por culpa de una sociedad de mierda en la cual ella no podía confiar en nadie! Ni siquiera pudo confiar en mí... Yo también tengo parte de culpa...
Después de unos minutos, salió de la sala, en dirección a la habitación dónde se encontraba la niña. Aquella chica de 18 años jamás había crecido, su mente se paró a los 6 años. Al menos en lo que respecta a necesidad mental. Ella necesitaba del cariño que nadie le había dado en esos seis años, necesitaba de alguien que le prestara atención, alguien que la entendiera y que la quisiera. Pero no hubo nadie. Y sus demonios terminaron por atraparla en su mundo mental. Ya no era capaz de conversar con nadie normalmente, solo podía hablar y jugar con ellos. Se la veía tan feliz... y también se la veía dolorosamente sola.

Esa noche, una médica se suicidó. Cansada de tener culpa en las enfermedades de esos niños que acababan viviendo solos en sus propios mundos. Porque a veces, las enfermedades las causan otros. Porque a veces, las enfermedades toman fuerza gracias a otros.

Moraleja: no dejéis a nadie solo, o su mundo será comido por sus demonios interiores.

No hay comentarios: